martes, 28 de julio de 2009

Gimnasio y economía



Y yo que creía que este tipo estaba en su casa currándose los libros de economía fácil para neoliberales, esos que nos meten y nos ¿sacan? a todos de los berenjenales del paro y los hundimientos bancarios, y cuando me enchufo a la paranoia veraniega informativa me doy cuenta que  se ha colado un boys de derechas en las páginas de sociedad, un niño malo que ahora se dedica a cultivar abdominales y sacar pecho en las fotos, a acicalarse el bigote rasurado y salitroso y el trícep fridmaniano, ese que le aligera la pluma cuando tiene que firmar documentos dudosos o finiquitar. Para mi gusto le falta un tatuaje entre jipi y señorial, algo cañero y napoleónico, y ya que estamos divagando, que se vuelva a dejar crecer la melena. 
Por cierto, en los gimnasios no se escriben  libros, al menos los de economía.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario