domingo, 26 de junio de 2011

Gatos


Hay un mar de pájaros muertos. Todos están descosidos a dentelladas. Los gatos deambulan entre los picos blandidos de miedo y miran a sus víctimas caídas. Ha acabado el baile tonto de la urraca y el piar barroco del ruiseñor. Los gatos se lamen, se lavan con armonía las sangres ornitológicas con la espadilla áspera de su lengua. La tarde cae de peso rojo cereza y los felinos cruzan sus colas, se mesan los bigotes contra las esquinas demacradas y se sacuden las plumas de sus zarpas de rey. El cielo está como muerto y los maullidos son, de nuevo, la melodía que ameniza la noche venidera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario