miércoles, 31 de agosto de 2011

Instantes robados a una mañana de verano (4)




















La niñez. Recorrer la vida con esa bendición a cuestas. Un traje de ilusión y miedos, y colores, y nocturnos bostezos crepusculares. La niñez. La sagrada forma del verbo naciente y el cerebro amoldándose al laberinto.

Fotografía de Eugenia Raschetti

3 comentarios:

  1. Pocas palabras hilachadas y un enorme significado, sobre todo la última frase. Estupendo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, es un empujancito saber que os gusta

    ResponderEliminar