viernes, 30 de diciembre de 2011

La cuneta














Te quiero
Por ti he blandido
ríos de piedra
y anunciado la defunción
de las bibliotecas.
Te quiero
porque de tus ojos nacen
el dolor y la tristeza,
el fulgor de la esmeralda
y el desequilibrio adolescente.
Te quiero en este perímetro
de angustia poética.
Te quiero
y mientras el mundo da vueltas,
nosotros prometemos
despeñarnos
por la cuneta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario