martes, 12 de junio de 2012

El miedo y el tiempo

Tirito bajo el aullido del tiempo. Es un halo de manecillas blandas, el recuerdo de un momento pasado que un día fue. Ya no me reconozco en los retratos HD de las pantallas. Ese extraño al que veo ahí me es ajeno, como ajenas me suenan sus palabras. En el camino secreto a mi habitación hay palomas, risas, llantos y ginebras desguazadas en pesadas digestiones. Paso las noches con el tintineo del  insomnio. Intento modelar poemas con el plomo del aire. Soy como un peluche en manos de un gigante. No lloro, a veces incluso río, porque no hay más aventura que despeinarse sin saber dónde caer, aunque no soporto ver como el tiempo lo aplasta todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario