viernes, 24 de febrero de 2017

Si crecer es madurar,
yo quiero seguir en el parque
con los amigos
bajo el fuego blanco 
de las farolas o
extasiado por los rayos 
de la media luna,
afín a todas las revoluciones,
delgado hasta los huesos
y algo ebrio.
O ser hoja de árbol
y mojarme con la lluvia
y ser arrancado de la rama
por el viento,
como en un juego arbitrario 
de fuerzas indomables.
Pero si nada de esto ocurre,
que la saliva de unos besos
anegue del estupor 
más absoluto mi boca.
Y se enfurezcan 
los astros que en flor
llegan a mis ojos
por el jardín que nadie habita,  
en un roncar hambriento 
de leyendas y cópulas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada